Estás acá
Portada > Reviews de Eventos > Tiro Federal se lleno de medievales! (1º Feria Huskarlar Hird)

Tiro Federal se lleno de medievales! (1º Feria Huskarlar Hird)

Fallback Image

SANTIAGO_FERNANDEZ_PELLO

 

Llegar a una feria medieval y que lo primero que te digan es “si queres comer rico anda a…” es definitivamente el mejor modo de llegar a algún lado. Primero, porque tenemos por delante una tarde de otros tiempos con combates, música y buena onda por todos lados en un lugar que parece pensado a proposito para eventos así. Segundo, porque desde que salimos de Capital que estamos pensando en comida, y el mediodía ya quedó lejos…
En fin, con algo rico en mano, ahora si nos dedicamos a llegar, propiamente dicho. La feria que está en primer lugar nos provee, además de bebidas y comestibles varios, una seguidilla de stands donde podemos ver y comprar Arte, prendas y joyería entre otras cosas, hasta que los puestos de la feria se funden con los de los grupos recreacionistas participantes, y ahora si, ya estamos en otro tiempo, donde escudos y hachas custodian las pertenencias de quienes ofrecen saludos a los recién llegados. Y hacia un costado, cruzando un puentecito, una liza (campo de batalla para todos los que aprendemos palabras nuevas cada vez que vamos a algún lado)  enorme, definida solamente por los fotógrafos que se veían en todos los costados. Y en el centro, llamándonos con sus sonidos característicos, la primera tanda de luchas del día.  Con referís celtas, estos combates se suceden bajo la amable locución de un caballero de hábito rojo, que presenta a los participantes y anuncia lo que se vendrá luego mientras comenta lo que va sucediendo.
Pero no todo serán combates y espácios fotográficos (en serio, sorprendió la cantidad de fotógrafos presentes, y el set que se armó en un rincón no dejo de ser un punto de reunión donde la actualidad y la historia aprovechaban para beber algo en sus cuernos. Y digo así porque además de esto podremos, si volvemos a los puestos, encontraremos música y humoradas, que serán aplaudidas tanto por el público actual como por la hermana Isabelle, perteneciente a la Hermandad de los Errantes, sentada  a los pies del arpista.
Entre los presentes, un pequeño vikinguito corre con su escudo y su espada bajo la mirada atenta del padre, y eso nos da pie para hablar de los niños medievales. Armas a medida, prendas y accesorios adecuados para ellos y hasta un tierno “Lucero del alba” tejido, con gorrito/casco haciendo juego. Y ellos corren felices en este cuento, que tendrá su momento romántico cuando se celebre la boda entre Rory y Mairi, a la usanza tradicional celta. Doce cintas, entregadas a quien oficia la ceremonia, atarán las manos de la feliz pareja mientras se realicen los votos.
Tras desear felicidad a los recién casados volvemos a la feria. Ahora, en uno de los puestos, una druidesa invita a la gente a enterarse cual es su arbol según el horóscopo celta, mientras algunos chicos hablan con quien estuvo tocando la zanfona durante la boda.  Y mientras en un rincón alguien toma fotos de la feliz pareja, volvemos al combate, esta vez (y desplazando la liza hasta donde se encuentra la multitud) veremos competir a los miembros del equipo nacional de HMB, mientras los anfitriones comentan al respecto. Así volvemos a escuchar cuestiones referidas al peso del equipamiento necesario y vemos las caras de sorpresa de quienes nunca vieron estas cosas.
La tarde va terminando mientras charlamos con los organizadores, felices por el resultado de esta primer feria organizada por el grupo. No esta de mas recordar que la feria se hizo a beneficio de un hogar, y que la cantidad de donaciones recibidas a modo de entrada sobrepasó las expectativas de muchos. Leer, unos días después del evento “anunciar que hizo falta mas de 1 viaje en camioneta para llevar todos los donativos!” es algo que realmente vale la pena destacar.

[fbphotos id=590329214345792]

Nos interesa tu opinion. Dejanos tus comentarios.

Loading Facebook Comments ...
Arriba