Estás acá
Portada > Reviews de Eventos > 15 años de Serpentor y el triunfo del under.

15 años de Serpentor y el triunfo del under.

Fallback Image

Lucas_bustillo

Noche de trash metal en Buenos Aires. Serpentor festeja sus 15 años, si “- ¡15 AÑOS ININTERRUMPIDOS!” como anuncia Guillermo Moreno segundos después de subir a escena. Explota el Teatro Flores. 1500 personas presentes para lo que sería un festejo a puro trapo. El ambiente ya tenía hace rato los motores a pura potencia. Es que las bandas teloneras se encargaron de brindarle al público una previa con mucha energía, potencia, distorsión y música al palo. El metal estaba en el aire y la gente vitoreaba la llegada de Serpentor.

Se abre el telón, se encienden las luces, humo por doquier y la explosión del público en un grito de guerra arrollador. Sale Serpentor. Ahora sí, BIENVENIDOS AL TRASH METAL. La puesta en escena fue algo increíble, cómo fotógrafo debo agradecer las hermosas luces que nos permitieron trabajar a pleno, ni hablar de la puesta en escena de la banda – fotos por montones-. “- ¡GRACIAS POR VENIR!” grita Guillermo Moreno y la gente devuelve “SERPENTOR, SERPENTOR, SERPENTOR”. Si antes ya teníamos el metal instalado en el aire, ahora tenemos las pelucas por los techos del Teatro Flores. Energía al palo fue lo vivimos los presentes. “- ¡ESTO ES EL TRIUNFO DEL UNDER!”, alarido de guerra por parte de Moreno (nuestro Moreno) ¿y la respuesta del público fue?. Un grito más fuerte, al unísono que terminó coreando a la banda hasta que se quedaron sin voz. Así se fue el primer tema, entre la energía de la gente, de la banda y su unión en el aire, sólo podía sentirse adrenalina a la máxima potencia y una mezcla de sonidos hermosa.

Chau primer tema (Lucas concéntrate en las fotos que quedan sólo dos temas para la prensa). Llega el saludo oficial de la banda para el público y de éste para la banda. Seguían subiendo el volumen y la energía. Claramente la consigna de Serpentor era que nadie se vaya sin decir: “¡TREMENDA NOCHE!”. La gente pogueaba, estallaba contra las vallas, a tal punto que un fanático se me cae en la cabeza, cosas que pasan cuando la banda se predispone a brindar lo mejor sin guardarse nada. La gente delira, se vuelve loca y otro fanático vuela más allá de las vallas. Momento de elegir: 1. Me sumo al pogo. 2. Me corro para seguir trabajando. Paso al costado, a seguir foteando. Se va terminando el segundo tema, no me pregunten por los nombres de los temas, si fueron vivieron el show sin siquiera darse cuenta cuando terminaba uno y empezaba el otro. Y si no fueron, vean las fotos que se perdieron una noche al mejor estilo Serpentor. Se va terminando el segundo y que puedo decir del resto del show, en ningún momento nadie pensó bajar los decibeles, todo lo contrario. Guillermo extiende el micrófono y los fanáticos se encienden cada vez más. “No los escucho” parece decirles, los desafía a más y los desafiados retrucan. La banda pela el ancho de espadas, pero ya no importa nada. Lo que se vive en ese teatro es una noche a puro trash metal con un pogo que se agrandaba cada segundo. Odio decirlo, pero mi noche me obligaba a emprender mi partida, pues otro lugar me esperaba para empezar a fotear. “15 años ininterrumpidos”. Por otros 15. Gracias. Salute.

Texto y fotos: Lucas Bustillo

[fbphotos id=607428729302507]

Ayala Gaby
Ayala Gaby
Fotógrafo / Periodista / Productor de Radio / Padre de familia / Macho proveedor / Irresponsable de la dirección de Noche Bastarda desde Junio del 2006 / Ramonero / Freak.
http://nochebastarda.com/
Arriba