Estás acá
Portada > Reviews de Eventos > Arch Enemy: La bella bestia

Arch Enemy: La bella bestia

Fallback Image

Tengo el cerebro hecho una lechuga. ¿Así te deja un recital de Arch Enemy? La noche (tarde) arrancó temprano con un desfile de bandas soporte en el que, como era de esperarse, Betrayer fue la destacada justamente por ser la más acorde a la situación. Faltando 10 minutos para el evento principal el telón se abre dejándonos ver banderas negras clavadas cual estandarte que estuvo en campo de batalla, aunque todavía la guerra no había comenzado.

¿Qué se esperaba de Arch Enemy? Que se pudra todo en el buen sentido. No escuché a nadie diciendo que sin Angela Gossow esto no es lo mismo, será porque War Eternal, el nuevo disco que presentaron, es realmente bueno y Alissa te hace olvidar todo.

arch-enemy-ammot-alissa-german-baltar-nochebastarda

Como para darle un toque de intro al show, un par de imágenes acordes a Tempore Nihil Sanat para enganchar, ahora sí, con Enemy Within. Desde el minuto 1 Alissa sale a comerse El Teatro. Todos los flashes de Flores apuntando a la nueva frontwoman de los suecos que le seden todo el escenario. Si, Michael Amott y compañía un pasito por detrás para que su cantante se luzca yendo y viniendo cual vedette del Hades mientras despliega toda su fuerza vocal ya conocida en The Agonist. No hay tiempo para aplausos que ya el segundo tema, War eternal, empieza a lobotomizar al público que copó el Teatro, otra vez en día semanalmente laborable. De fondo, la pantalla nos va ilustrando algunas canciones y por momentos sirve como karaoke para seguirle el ritmo a la banda. Sencillamente el ritmo es frenético; se arman ollas, el grupo no para un segundo. El nivel de voz de Alissa es tan enorme que no se llegan a distinguir cuales son los temas del nuevo disco en el que ella canta de los que hizo su antecesora, como si hubiese estado toda la vida con ellos. Esto solo me da la pauta de que la canadiense puede cantar lo que quiera y que justamente esta es la banda donde se puede llegar a destacar más, ella elige cantar así y hace que el cambio de vocalista le siente muy bien a la banda en todo sentido. Como nos comentó Michael Amott hace algún tiempo, la recepción de los fans en todo el mundo fue muy positiva y acá en Argentina no fue la excepción. Arriba del escenario Arch Enemy se sentía como si esta formación tuviese más de 20 años de historia juntos. Incluso las canciones más clásicas como We Will Rise y Nemesis que fueron parte del repertorio sonaban como si hubiesen sido escritas para Alissa. Si… Es difícil ponerse a hablar de un recital teniendo en cuenta que todo parecía girar alrededor de la chica de pelos turquesa. Saltando, jugando con el micrófono, arengado, yendo y viniendo Alissa fue la MVP del recital. Pegando unos gritos de la puta madre, llevó el ritmo del show de la mejor manera. La fuerza vocal que metió en canciones como Ravenous o Dead eyes see no future fue increíble, lo cual no es poca cosa si uno piensa que musicalmente Arch Enemy tiene un sonido del carajo, todo suena a un millón de decibeles. Amott y Loomis se lucieron también con sus guitarras a dúo, sobre todo haciendo un sublime solo al arrancar los encore. Finalmente todo concluye con Fields of Desolation haciendo que se vaya todo el teatro al infierno. La banda abandona el escenario, vuelve Sharlee D’Angelo para brindar con una lata de Quilmes y luego todo Arch Enemy se une para el típico saludo, foto de espalda al público y el recuerdo guardado para siempre. Sencillamente se vio un típico show de Arch Enemy, donde predominaron las canciones de War Eternal por la sencilla razón de que ese el disco que venían a presentar y que también, supongo yo, su cantante se debía sentir más cómoda. Saludo final y a dormir que al otro día había que ir a trabajar. El público se fue contento, demasiado golpeado (nunca vi tanta gente dentro del show asistiendo ellos mismos a otras personas, llevándolos a las salidas o a los puestos de atención)

Como ya comenté en otra crónica, los europeos y sobre todos los escandinavos están en otro nivel. Arch Enemy volvió a conquistar Buenos Aires con una nueva cantante y no precisamente con una de esas liricas celestiales de delicada voz y registro, sino con una verdadera bestia que tiene el plus de una belleza y encanto que te enamora. Porque El Cielo tiene sus heroínas y El Infierno también, en este caso, Alissa. Bella y bestia.

 

Texto por Javier Ortner
Fotos por German Baltar

[fbalbum url=https://www.facebook.com/media/set/?set=a.901938316518212.1073742042.188380077874043]

Ayala Gaby
Ayala Gaby
Fotógrafo / Periodista / Productor de Radio / Padre de familia / Macho proveedor / Irresponsable de la dirección de Noche Bastarda desde Junio del 2006 / Ramonero / Freak.
http://nochebastarda.com/
Arriba