Estás acá
Portada > Entrevistas > Muestra Audiovisual De Soldados Rock: Los bajistas tuvieron su reconocimiento

Muestra Audiovisual De Soldados Rock: Los bajistas tuvieron su reconocimiento

La muestra audiovisual Bajistas argentinos, organizada por Soldados Rock, se llevó a cabo el miércoles 14 en The Roxy live. Hubo fotos de los bajistas con sus instrumentos, videos en los que los músicos explicaban cuestiones referidas a sus bajos (para poder escucharlos había que ponerse auriculares preparados para la ocasión) y música en vivo que dejó para destacar a Luciano Scaglione como líder de un trío, que tocó covers de The Who y Bowie, y a Víctor Bereciartúa con Viticus. Lula Bertoldi, de Eruca Sativa, fue la MC de la noche.

Entre tragos, entrevistas, fotos, rock y charlas entre músicos, algunos cumpliendo también su rol de padres, como Juan Pablo Rufino y Brenda Martin, transcurrió la muestra organizada por Soldados Rock (en noviembre había habido otra dedicada a guitarristas). No formaron parte Willy Quiroga, Rinaldo Rafanelli, Machy Madco, Diego Arnedo, Pedro Aznar, Eddie Walker o Iorio, por ejemplo, “Nos hubiera encantado tener a todos, por distintas razones nos fue imposible”, aclararon desde la organización.

Noche Bastarda obtuvo testimonios a lo largo de la noche y aquí se reflejan algunos, basados en tres preguntas en común para todos: 1 ¿Por qué decidiste ser bajista? 2 ¿Qué anécdota de tu instrumento recordás? 3 ¿Qué representa para vos tocar bien?

Emilio del Guercio

1 Porque me enamoré del bajo cuando tenía 14 años, fui al ensayo de un grupo invitado por Luis (Spinetta), sentí que el bajo me pegaba en el pecho, ese sonido me atrapó totalmente. Es un instrumento re sensual, pero últimamente en mi banda no estoy tocándolo, ya lo voy a volver a hacer.

2 Me preguntan por qué aparecí con dos bajos en la foto de la muestra, y les digo que si alguno de los dos no hubiera estado habrían cuestionado a los organizadores. El primer bajo, Repiso, es el que usé con Almendra y con el que toqué en el disco Artaud de Luis, y el Fender lo compré en España y es el de Aquelarre y el de la vuelta de Almendra en el ochenta.

3 Es un compromiso de evolución que tiene que estar siempre, una responsabilidad con el arte, no es solamente subirse a un escenario. En tu interior tienen que estarla predisposición y el trabajo para darle lo mejor a la gente. Uno no se tiene que achanchar porque ya se hizo conocido.

Marcelo Di Paola

1 Me tocó, cuando sos pendejo armás una banda y decís “vos hacés esto, vos esto y vos lo otro”. Si bien lo elegí casi conscientemente, era el puesto que me tocaba, me enamoré instantáneamente de su registro grave y de la profundidad de los sonidos que tiene.

2 El instrumento que está acá en la muestra es un Fender Jazz bass japonés, lo compré en los noventa. Hacía tiempo que lo estaba buscando, pero habían entrado en la época de Martínez De Hoz solamente para zurdos. Yo lo quería cream white, con la tapa nacarada, lo busqué hasta que un amigo que trabajaba en una casa en Talcahuano me llamó un día y me dijo “está acá”. Lo fui a buscar con una emoción, en este momento lo recuerdo y me dan ganas de llorar.

3 Voy a poner un ejemplo, en esta muestra no soy el más virtuoso, al lado de Javier Malosetti, Medina o Del Guercio soy un payaso con la carpa de circo. Pero lo lindo de esto es que es un muestrario de gente que hace cosas distintas, no es una competencia para ver quién es Messi o Ronaldo, sino que es una hermandad de músicos haciendo lo que a cada uno le sale de la sangre a su manera, es algo que tiene que venir desde el corazón.

Pablo Memi

1 No sé por qué, pero entre McCartney, Chris Squire y John Paul Jones hubo algo…Dicen que el instrumento lo elige a uno, y realmente a mí el tono y los bajos siempre me gustaron. Después salté a una octava más abajo porque me puse a tocar el contrabajo y es todavía más grave. También he tocado otros instrumentos, toco la viola.

2 Siempre en busca de algún sonido o tono y los encontrás en lugares que no esperabas. Los instrumentos que he tenido siempre han sido como un amor a primera vista.

3 No lo sé, lo único que entiendo es si tiene swing, “it don’t mean a thing, if it ain’t got that swing” canta el clásico de Duke Ellington con letra de Irving Mills. Después, más o menos notas, más o menos práctica…me parece que es el swing.

Vitico

1 Porque para mí el bajo es el corazón de la música, es el latido grave que armoniza todo. Y además porque tenía cuadro cuerdas en vez de seis.

2 Me lo robaron la primera vez que salimos con Riff a tocar a la provincia y lo recuperé tres años y medio después. Lo fui a sacar (menciona la casa de música en la que estaba) con un móvil policial.

3 Es sentir lo que uno toca. No pasa por el virtuosismo, que lo hay. Quizá para otras cosas sea interesante saber más escalas, pero por lo menos para el rock, es el groove.

Lara Pedrosa

1 No lo elegí, se dio muy naturalmente. Me encontré con el bajo y me permitió relacionarme con la música de una manera que no lo había podido hacer. Todo se fue dando para que siguiera así.

2 Me fui de viaje a Nueva York y no tenía pensado ser bajista, y un día caminando pasé por una casa de instrumentos y vi un bajo en la vidriera, un Fenández rojo. No podría explicar por qué me llamó la atención, entré y me lo compré. A partir de entonces lo tuve tirado un tiempo, y a los dos años empecé a tocar y me cambió la vida.

3 Sentir lo que se está tocando, darlo todo, conectar con las personas que están tocando a tu alrededor y disfrutarlo.

Luciano Scaglione

1 Mi viejo era guitarrista y yo quería hacer algo diferente, además un día llegué a una sala, no había bajista, así que agarré el bajo y no lo dejé nunca más, me volví loco con el sonido, el peso, lo grave.

2 Dejé un bajo en un taxi un día, veníamos con Luciano (De Cecco) de un show, no sé si nos quedamos dormidos o qué pasó. Al otro día lo llamé a Leo para preguntarle si él lo tenía y me dijo que no. Quince años más tarde mi mujer hizo una especia de colecta entre amigos y compañeros del grupo, paró un taxi y el taxista me dio un bajo igual al que me había olvidado quince años atrás. Fue toda una puesta en escena, una experiencia que me ayudó a subsanar ese error fatal para un músico.

3 Es una mezcla, si tocás muy bien pero no tenés alma, onda, swing y un lindo sonido en los dedos toda la técnica no es suficiente. Está bueno cuando se combina conocimiento musical con técnica y swing, eso que no se aprende en ningún lado.

Santiago Ortega Bianchi

1 Había una guitarra criolla de mi hermana en mi casa que tenía dos o tres cuerdas. Soy el tercero de cuatro hermanos, estaría en cuarto grado o quinto grado y ya tocaba algunas canciones de The Cure con una sola cuerda. Un día llegué a una feria de inventos, un loco había hecho un bajo, lo recuerdo como un Precision negro, pero no sé qué era. Así que compré mi primer bajo cuando estaba en séptimo grado.

2 Una vez terminé de tocar en Rosario, en ese momento usaba Rickenbacker, estaba en el escenario desarmando y de repente vino un pibe y me dijo “dame el bajo, dame el bajo hermano”. Alguien preguntó “¿qué pasa, ¿qué pasa?” y zafé, me lo quisieron afanar en el momento. Pensé que era una joda.

3 Es muy subjetivo, me parece que los que tiene su onda personal son los buenos.

Alejandro Medina

1 El bajo me eligió a mí, me gustó. Estudiaba trompeta, tenía diez años, escuché Popotitos y cambié la trompeta por un bajo.

2 Que el instrumento esté conmigo hace cuarenta y dos años o más ya es una anécdota muy grande

3 Es hacerme cargo de la música que hice para ser pionero del rock argentino.

Brenda Martin

1 Porque después de haber tocado la guitarra durante muchos años, el día que toqué por primera vez el bajo sentí que ese sonido tenía más que ver con mi personalidad que cualquier otro instrumento

2 El primero que tuve lo compré a mis veintiún años, un bajo profesional era como inalcanzable para mí. Lo compré con la plata de una indemnización porque me había atropellado un auto. Con ese bajo toqué diez o doce años y después empecé a cambiar buscando el sonido que necesito para cada momento.

3 A mí me gustan las canciones, tiene que ver con saber acompañar a la canción, a lo que la canción quiere transmitir. No hay que tocar nunca pensando en uno ni sintiendo que el bajo es el eje, la canción prima sobre todo. En el caso de la música instrumental es lo mismo, hay que tocar en función de lo que están tocando los compañeros.

Nicolás Floresi

1 Fue culpa de Jason Newsted el 8 de Mayo de 1993 en el estadio de Vélez, cuando vino Metallica por primera vez. Hubo magia ahí, algo que me hizo salir corriendo a comprar un bajo sin saber del todo qué era.

2 Investigar la historia de Leo Fender, hacerme muy fanático suyo y terminar sentado en su escritorio en G&L, su fábrica, en Fullertone, California.

3 No sé si toco bien, me convertí en un bajista que me gustaría ver desde abajo, entendiendo mis limitaciones y exaltando aquellas cosas que yo creía que me salían bien. Toco funcional a la banda y a la canción y con eso me alcanza.

Adrián Benéitez
Adrián Benéitez

Docente en ETER Escuela de Comunicación

https://www.facebook.com/adrian.beneitez/
Arriba