Bendito maldito western

Bajo los brazos de un clima árido y hostil. De suelos arenosos y carruajes a madera re ajustadas. Con caballos bien parecidos, botas de cuero quejuntuosas que anunciaban sin remedio el paso firme de un vaquero. Un cinturón caído dejando